Imaginar formatos escolares en los que haya lugar para cada uno (1a parte)

Los invito a detener el funcionamiento automático, a poner en marcha nuestra potencia imaginativa, a pensar, sentir, percibir dentro de los formatos escolares nuevos formatos, para que haya lugar para cada quien, para cada uno. En este artículo analizaremos la historia de Pedro y en el próximo la de Ayrton, dos chicos que no aprenden con las estrategias que usamos para «todos», y cómo reacciona cada escuela ante la situación no habitual.

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *