Investigar la luz y los colores

Para acercar a los chicos al concepto de color desde el punto de vista de las ciencias naturales, nos preguntaremos qué son los colores, cómo se forman, cómo fueron explicados por Isaac Newton y, por último pero no menos importante, cómo se relaciona la energía de la luz con los pigmentos que usamos para colorear.

 ¿Qué es la luz?

En realidad, nos es posible distinguir los colores solo cuando nuestros ojos son capaces de ver la luz. La energía luminosa viaja en forma de on das electromagnéticas. En 1666, Isaac Newton descubrió que la luz blanca normal en realidad está formada por una mezcla de diferentes colores, cada uno de ellos con una longitud de onda diferente. Para probarlo, hizo que en una habitación oscura un rayo solar que penetraba por la persiana atravesara un prisma de cristal. Este cristal dividió la luz en una gama de colores, que quedó proyectada en la pared. Llamó a esta gama, que es la misma del arcoíris, espectro solar

 

El espectro solar descompone la luz blanca en los siete colores del arcoíris, siempre en el mismo orden.

 

La naturaleza del color

El color posee dos naturalezas: puede obtenerse por medio de pigmentos (color materia) o puede formarse por medio de la suma de las luces, que son las diferentes longitudes de onda que cada color emite (color luz).

El cuadro siguiente tiene por objetivo aclarar esta idea.

 

 

Investigamos los colores y la luz

La siguiente propuesta para alumnos de Segundo Ciclo, si bien es sencilla en su puesta en práctica, puede llevarnos a conclusiones muy interesantes. En ella trabajaremos la mezcla aditiva de los colores: cómo los colores se van formando a partir de sumar su luz a la de otro color.

Objetivo

  • Conocer la mezcla aditiva de los colores: cómo los colores se forman a partir de sumar sus luces.

Dinámica

  • Trabajo en pequeños grupos que comparten los materiales y se turnan para registrar los resultados y exponer sus conclusiones.

Materiales por cada grupo

  • Seis trozos de hojas coloridas de los siguientes tonos: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta.
  • Seis trozos de papel celofán de los siguientes tonos: rojo, naranja, amarillo, verde, azul y violeta.
  • Lápiz
  • Tijera
  • Pegamento
  • Un vaso de plástico de boca ancha
  • Una cartulina blanca

Pasos a seguir

  1. Construimos lupas
    En la cartulina blanca hacemos un molde de nuestra lupa para luego recortar, en base al mismo, una lupa en cada una de las hojas coloridas.
    Nos quedarán seis lupas por grupo más el molde. El vaso de plástico nos servirá para trazar círculo de la lupa del molde. Debemos recortar un círculo interior en el cuál colocaremos el celofán.

  1. Sumamos luces
    Un poco de oscurecimiento en la sala sin duda va a favorecernos. En pequeños grupos, nos organizamos para sostener la linterna encendida y acercar las diferentes lupas, que actúan como filtros. Superponiendo las lupas de a dos y de a tres, vemos cómo la luz que despiden los filtros se suma formando colores. Podemos combinar para que se formen los colores secundarios de la mezcla de luz aditiva: verde, violeta y naranja.

 

Conclusión

Ana Von Rebeur, en su libro La ciencia del color, se pregunta para qué vemos el color. De hecho, muchas especies de animales no los ven de la misma manera que nosotros y no todas las personas los perciben igual, entonces, ¿por qué la naturaleza se encargó de ayudarnos de alguna manera a ser conscientes de las diferentes = longitudes de onda de la luz?

Este conjunto de actividades apunta a que reflexionemos de qué manera esa luz blanca que se descompone de siete diferentes tonos, nos ayuda a reconocer qué frutas nos conviene comer, dónde mejor ni nos conviene acercarnos y qué animales nos pueden causar daño.

Tal vez nuestros chicos, con su entusiasmo, nos obliguen a muy pronto seguir indagando en este tema tan fascinante.

 

 


Descargá, en formato imprimible, fichas para trabjar en el aula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *