La articulación en la educación: puentes construidos y por construir desde las actualizaciones pendientes

En esta actualidad tan controvertida como necesitada de esperanza, podemos y debemos situarnos en las reflexiones y prácticas educativas que nos posibiliten formular opciones sostenidas en un enfoque certero y óptimo, una educación globalizadora e integral y las necesarias articulaciones posibles.

«Construyo puentes para que me encuentres,
Chuchara y balde, balde y cucharas,
Construyo paredes para que te quedes,

Construyo balcones para que te asomes,
…».
Hugo Midón – Carlos Gianni

 

 

Para comenzar… 

Pensemos en:

  • las concepciones educativas y los enfoques pedagógicos, las ideas acerca de la enseñanza y el aprendizaje que concreten fehacientemente las acciones que favorezcan la formación óptima, centrada en los valores que soñamos fortalecer;
  • el lugar de la enseñanza y el aprendizaje, de los docentes y los alumnos, sosteniendo la mirada en las infancias ubicadas en el centro de los escenarios educativos y, a su vez, en las propuestas pedagógicas de calidad y significativas que sostienen el enfoque y renuevan las actividades;
  • cómo distanciarnos de las propuestas lineales, estereotipadas, sin sentido, que no generan aprendizajes significativos sino reiteraciones tendientes a respuestas únicas, que podemos sintetizar en la denominación «el perro de Pavlov», comprendiendo —por fin— que no se manipulan desde el exterior los aprendizajes, aunque sí se favorecen;
  • la organización de las propuestas educativas y las posibles modalidades alternativas de organizar la enseñanza, alejándonos de las modas de turno que poco transforman las prácticas, porque son solo pasajeras y ponen de manifiesto debates sin importancia ni sentido;
  • el rol de los educadores, sus necesarios profesionalismo, claridad, creatividad, intenciones e intervenciones, desde la ética del cuidado que implica encontrar otros modos de concretar el afecto, la autoridad y la autonomía relativa de docentes y escuelas.

 

 

Para continuar…

Pensemos en la articulación —las articulaciones— en todos sus sentidos… tan posibles como fundamentales:

 

entre los niveles inicial y primario

entre los ciclos jardín maternal y jardín de infantes

entre ambos niveles y sus ciclos con la modalidad de educación especial

entre las familias y las escuelas

entre la presencialidad y la virtualidad

Siempre desde la construcción de puentes sostenidos en acuerdos respetuosos de las diversas identidades y, a su vez, de las coherencias necesarias que dan cuenta de la continuidad pedagógica y las trayectorias escolares… pensando, al mismo tiempo, en los puentes construidos y también en aquellos por construir.

 

 

Enfoquemos un poco más en las articulaciones del sistema

Sabemos que la continuidad pedagógica implica reconocer que los diferentes niveles con sus ciclos, más la educación especial con su transversalidad, sostienen las trayectorias escolares considerando la coherencia en los enfoques educativos y, a su vez, la especificidad de cada uno de ellos.

Igualdad en la impronta de…
  • roles y responsabilidades.
  • afecto y cuidado
  • enseñanza y aprendizaje.
  • importancia de lo escolar y los contenidos.
  • búsqueda de acciones favorecedoras.
  • profesionalidad y vínculos.

 

Inicial y primaria
  • Un diálogo largo y difícil.
  • Una oportunidad.
  • Posibilidades de articulación, coherencia, diferenciación.
  • Transiciones como oportunidades enriquecedoras.
  • Búsquedas compartidas y conjuntas.
  • Propuestas creativas e integradoras.

 

Jardín maternal y jardín de infantes
  • Continuidades.
  • Permanencias.
  • Diferenciaciones.
  • Peculiaridades.
  • Especificidades.
  • Unión.
  • Respeto.
  • Afecto.

 

«Retomamos los desafíos de alejarnos de las competencias entre la Educación Inicial y la Educación Primaria, descentrarnos de las críticas mutuas reconociendo solo las propias fortalezas y las debilidades ajenas.

Favorecernos mutuamente como dos Niveles Educativos complementarios y sostenidos en Trayectorias escolares basadas en una continuidad que implica a su vez diferencias y peculiaridades, posibilitará el enriquecimiento como Unidad Pedagógica.

La escuela puede y debe, en todos sus Niveles, aportar a la construcción de un mundo mejor y más justo para albergar y acoger a las infancias. Ellas son, en definitiva, la prioridad y responsabilidad de los adultos, en especial de los educadores»  (Pitluk, 2016).1

 

Se nos desarman actualmente algunas ya insostenibles ideas con las cuales veníamos enfrentándonos hace tiempo, que nos alejaban (sin querer o queriendo) de nuestras intenciones y funciones como escuela, que necesitan entramar la enseñanza con el amor educativo, esa ternura profesional y comprometida de una profundidad extrema y, a su vez, diferenciada de la familiar.

Desde esta mirada, el trabajo integra a todos los actores escolares: supervisoras, equipos directivos, docentes, maestros/as celadores/as, personal de comedor, y a las familias. Los educadores, y trabajando con los familiares desde el respeto y la complementariedad de tareas, de colaboración y no de competencia, de respeto y comprensión, ni de frialdad ni de profundo acercamiento sin los límites precisos.

Por otra parte, en la actualidad, las concepciones educativas se actualizan en función de la articulación entre la presencialidad y la virtualidad, las búsquedas y desafíos, las nuevas ideas y posibilidades, construyendo puentes entre el 2020 y el 2021.

 

 


Para profundizar en estos aspectos, accedé al artículo de la autora abordado en el número anterior.

 

Puentes entre la virtualidad y la presencialidad

  • Secuencias didácticas que entrelacen las áreas o campos, la presencialidad y su continuidad en la virtualidad.
  • Propuestas adecuadas al distanciamiento necesario.

 

 

La educación en tiempos complejos: las reflexiones y responsabilidades educativas 

 ¿Cuáles son las condiciones pedagógicas necesarias para que recuperemos los sentidos?

Alejados del supuesto estímulo que generan la competencia y el éxito, los premios al desempeño y las producciones, el conformismo que limita las búsquedas y otorga intolerancia, podemos y debemos centrar los debates actuales fortaleciendo la educación pensando en una escuela mejorada que sostiene el enfoque y las tareas de enseñanza, que se reconoce en su potencial y potencialidades educativas y la grandeza de sus acciones, formulando opciones de propuestas que sostengan los cuidados.

Por sobre todo, priorizando a las infancias y las propuestas educativas y auspiciando un «Regreso con gloria» que conserve lo que el viento nunca se puede llevar… las costumbres argentinas (latinoamericanas)… las costumbres escolares… desde una apuesta a la afectividad y a la didáctica asentada en el sostén de la mirada, la palabra, la escucha… y nuestros niños y niñas, siempre sabios, adaptándose a esta realidad tan compleja como no deseada, que dejará huellas profundas. Diferentes en función del modo en el cual lo abordemos con nuestros niños y niñas… y ahí esta nuestra gran responsabilidad.

 

Cambios y permanencias con sentidos 

  • Reactualicemos aquellas propuestas que son parte de nuestra identidad educativa y que no queremos bajo ningún punto de vista que el viento se lleve… el logro de instancias de enseñanza, aprendizaje y juego sostenidas en modalidades potentes, ricas y disfrutadas …
  • Instalemos tareas compartidas desde un trabajo en equipo articulado en función de una vida institucional democrática, comprometida, respetuosa, solidaria…
  • Miremos el bien común y no el bienestar individual y sostengamos la prioridad en las infancias y sus derechos, siendo un deber de las escuelas sostener especialmente el derecho a una educación de calidad.

 

Prioricemos… 

  • Las relaciones afectivas positivas, respetuosas y comprometidas.
  • La distribución y articulación de roles intra e inter salas.
  • La organización complementaria de las tareas y acciones.
  • La organización institucional que sostenga la tarea docente.
  • El trabajo complementario con las familias.
  • El diseño, puesta en marcha y evaluación de propuestas significativas.
  • La organización de tiempos y horarios para evitar las jornadas «vacías».
  • El uso de los diversos espacios institucionales.
  • La riqueza en el desarrollo de las propuestas y en las intervenciones.

 

Nos convoco a… 

  • dejar abiertas las puertas para continuar pensándonos y buscando nuevas opciones;
  • reconocernos como profesionales expertos;
  • priorizar hoy más que siempre el bien común;
  • desarrollar un verdadero trabajo en equipo;
  • encontrar las propias fortalezas y muy especialmente las de los otros;
  • hacer prevalecer lo importante;
  • asumir nuestras responsabilidades pedagógicas…

 

 

La escuela puede ser…
Hugo Midón – Carlos Gianni

La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan… buscar.
La escuela puede ser una puerta abierta
de par en par.
Una fuente para calmar la sed,
un espacio libre…
para imaginar el porvenir.
Pasen, pasen,
que ya comienzan
las clases…
No, no puede ser
solo un lugar para aprender a resolver
cuatro más cuatro y tres por tres.
No, no puede ser
una pared y nada más.
La escuela puede ser un buen lugar
para soñar.
La escuela puede ser un lugar
donde todo lo puedo encontrar,
si me dejan… buscar.
Y puede ser un largo viaje de placer,
una aventura,
un buen lugar para crecer,
con los demás…
de igual a igual.
Y ser feliz.

 

 

Accedé a la versión cantada «La escuela puede ser» de Hugo Midón y Carlos Gianni, en el Canal Pakapaka»

 

Nota

  1. PITLUK Laura y otros. (2016).  Articulación entre la Educación Inicial y la Educación Primaria. Continuidades y encuentros. Rosario: Ed. Homo Sapiens.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Powered by