Los y las estudiantes frente a la curiosidad científica

A lo largo de la historia, muchas mujeres han realizado grandes aportes en los avances científicos y tecnológicos, aunque sus nombres hayan quedado relegados de la historia de la ciencia. En la actualidad, estas mujeres son revisitadas para fomentar en niñas y jóvenes vocaciones científicas y tecnológicas.

Seleccionamos algunas propuestas para pensar en los roles de género con los que los y las estudiantes vinculan las actividades del mundo adulto, específicamente aquellos relacionados con el rol de las mujeres en actividades científicas y tecnológicas. Existe el hábito de pensar que en el nivel primario los y las estudiantes aún son muy pequeños para reflexionar sobre esto, quizá porque lo imaginamos con una elección al final de la escolaridad obligatoria. Pero, desde que la ESI atraviesa las aulas los juegos, las películas, los cuentos tradicionales, se han ido modificando de acuerdo con los cuestionamientos a los estereotipos tradicionales que representaban.

Es interesante dar un paso más allá y poner la mirada en situaciones cotidianas, incluso desde nuestro rol como adultos. En la dinámica de la escuela, solemos asociar a las niñas con la prolijidad, con las actividades y materias humanísticas o de manualidades, mientras que los niños hacen uso del espacio con la prepotencia del cuerpo, y se asocian sus capacidades con lo físico y con las ciencias exactas. Estos supuestos implícitos y las devoluciones que les hacemos cuando señalamos una actitud o corregimos una actividad van moldeando los estereotipos de cómo se manejan niños y niñas en los espacios públicos comunes.

Dos jornadas internacionales proponen revisar el lugar de las mujeres en las ciencias y la tecnología.

  • 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Se puede encontrar información en el sitio https://11defebrero.org/ entre otros.
  • Cuarto jueves de abril, Día internacional de las niñas en las TIC, cuyo  propósito es evidenciar la amplia brecha digital de géneros (ver https://www.argentina.gob.ar).

 

En los últimos tiempos, observamos que hay diferentes propuestas que intentan revisar el rol de las mujeres y disidencias en los ámbitos de las ciencias y de la tecnología y despertar tempranamente estas vocaciones en niñas y jóvenes. Estas experiencias señalan la importancia de que las niñas tengan referentes con los que sentirse identificadas, y aunque, como dijimos, parece muy incipiente, los aprendizajes de las primeras etapas de la vida son determinantes para la vida adulta.

 

En los últimos tiempos, observamos que hay diferentes propuestas que intentan revisar el rol de las mujeres y disidencias en los ámbitos de las ciencias y de la tecnología y despertar tempranamente estas vocaciones en niñas y jóvenes.

 

 

Biografías silenciadas

La historia de la ciencia y la tecnología también se viene revisando en pos de visibilizar y restituir el reconocimiento que se debe a los aportes que muchas mujeres realizaron en el área de las ciencias. Encontramos mujeres que trabajaron a la par de hombres, quienes se llevaron los créditos con  argumentos sustentados en la moral o el prejuicio que cerraban las puertas al acceso de las mujeres a carreras científicas.

El nombre Marie Curie representa para gran cantidad de personas el paradigma de una mujer científica, pero al revisar su biografía se encuentran numerosas situaciones en las que se la subestimó por ser mujer. En el primer premio Nobel que se le adjudicó, Iba a quedar fuera de la nominación por ser mujer de no ser por la insistencia de su marido, Pierre Curie

En Argentina, la historia de muchas científicas es similar. Cecilia Grierson, primera médica de nuestro país, nunca pudo acceder a la cátedra de Obstetricia en la Universidad de Buenos Aires. El jurado declaró desierto el concurso porque no aceptaban que una mujer estuviera en ese cargo, más allá de su larga trayectoria y aportes en la medicina y la obstetricia (participó en la primera cesárea realizada en Argentina en 1892).

Accedé a una charla de la científica Nadia Chiaramoni, en la que revive aventuras de algunas de las más grandes investigadoras y nos desafía a incluirlas en la historia.

  • TEDx. «Un cerebro más liviano | Nadia Chiaramoni | TEDxJoven@RíodelaPlata»

 

En la actualidad circula gran cantidad de material que intenta devolver el reconocimiento a estas y otras tantas mujeres. Existen también ediciones especialmente pensadas para niñas y niños, para atestiguar que también las mujeres pueden hacer ciencia.

Accedé a un video de Daniela Garanzini que presenta un curioso experimento para romper la idea de que la ciencia es objetiva.

 

 

Chicas tecnológicas

El área de la tecnología también ha sido de difícil acceso para las mujeres, si bien existen grandes aportes realizados por ellas; de hecho, se reconoce a la matemática Ada Lovelace como la primera programadora. Sin embargo, en este ámbito se puede observar cómo desde la primera infancia se incentiva más a los niños, desde el contacto con los juegos de videos y el lenguaje de la programación y la cantidad de chicas que se desarrollan que acceden al campo de las denominadas STEM (carreras relacionadas con las tecnologías, la programación, las ciencias y las matemáticas) es marcadamente menor a la de varones. Esta brecha deja a muchas mujeres fuera de un campo que está en pleno desarrollo y muy bien remunerado.

Las mujeres que han incursionado en la programación y el mundo gamer han comenzado a cuestionar estereotipos de género muy presentes en este ámbito: desde los personajes femeninos presentes en los videojuegos, ya sea como personajes secundarios o personajes hipersexualizados pensados para el consumo masculino, como desde las aplicaciones orientadas hacia el público femenino diseñadas por un mercado en el que predominan los hombres y deciden qué y cómo consumen las mujeres.

Accedé a dos videos de Télam.

  • «El mundo a un clic I Chicas gamers. La inclusión no es un juego»
  • «Ciberfeminismo: Mujeres contra la brecha digital de género

 

 

El área de la tecnología también ha sido de difícil acceso para las mujeres, si bien existen grandes aportes realizados por ellas en los avances de las tecnologías informáticas.

 

Redes de mujeres y disidencias

Diversos colectivos buscan abrirse paso para cuestionar desigualdades estructurales en el acceso a estos campos de conocimientos, y también para allanar el camino para las generaciones posteriores. Estos grupos trabajan en sus ámbitos laborales, buscando, por ejemplo, establecer protocolos de género, regular cupos en empresas y grupos de investigación, e incorporar aquellos cambios que permitan que las mujeres puedan desarrollar sus vocaciones científicas en igualdad de condiciones que sus colegas varones, y también hacia el público general, visualizando el trabajo de las mujeres en la ciencia y la tecnología. Entre el público privilegiado se encuentra la escuela y los niños, niñas y jóvenes, pues tener la posibilidad de modelos referentes permite vislumbrar un abanico más amplio de elecciones futuras.

 

Propuestas que trascienden las paredes de la escuela

Estos mismos colectivos ofrecen diferentes propuestas para llevar al aula. Entre los más difundidos, podemos encontrar: la propuesta de Hackeo de Estereotipos de MujeresQueNoFueronTapa junto con Científicas De Acá; las acciones que llevan adelante Chicas en Tecnología, entre las que se encuentran cursos, becas y concurso; otros colectivos del interior, como la propuesta de Amautas Huarmis, «Cientichicas de mi país», un concurso dirigido a estudiantes de primaria y secundaria que, mediante un concurso literario, propone explorar las biografías de varias científicas argentinas que se desarrollan en diversos ámbitos de un colectivo de científicas de Santiago del Estero, que toma su nombre del quechua.

 


Accedé la página web de grupos de científicas mencionados.

 

Capacidades que derriban estereotipos

Desde el ámbito de la escuela, diversas capacidades se pueden poner en juego a la hora de realizar un abordaje transversal desde la ESI. Los y las estudiantes pueden realizar actividades para desarrollar diversas capacidades como:

  • pensamiento crítico: leer diferentes fuentes para recolectar información y tomar apuntes, de manera de adoptar una postura propia interpretando y construyendo argumentos.
  • trabajo colaborativo: hacer acuerdos con otros al escribir textos colaborativos, tomar decisiones conjuntas acerca de qué información seleccionar y cómo jerarquizarla.
  • la comunicación: poner en práctica habilidades relacionadas con la escucha activa y la oralidad. Al escuchar de manera respetuosa a otros en un debate o tomar la palabra para expresar las propias opiniones, así como escribir para compartir la información recolectada con otros, ya sea textos como entrevistas, folletos, breves informes, biografías, carteles.

En este recorrido intentamos apenas acercarnos a una parte de la amplia diversidad de propuestas que nos permiten abordar la ESI desde la escuela. Como muchas de las mujeres del campo de las STEM tienen en claro, los modelos en los que las niñas se ven reflejadas determinan fuertemente las elecciones a futuro, y desconocerlos puede llevarlas a pensar que ese mundo está vedado para ellas.

 

 


Descargá, en formato imprimible, fichas imprimibles sobre mujeres en la historia de la ciencia y la tecnología.

 

Bibliografía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nivel inicial Noelia Froschauer Ruth Chackiel Silvia Graciela Carioni Licia Halfon Educación artística Calendario escolar Margarita Mainé Graciela Simari Monica Garcia Barthe Vanesa Hermida Flavia Guibourg Ciencias Sociales Matematica Marta Cristina Farías Silvia Gabriela Vázquez Prácticas del Lenguaje Educación ambiental Esteban Martín Bargas Práctica docente Educación Digital y Robótica Anabella Pinski Nora Bender Lucía Finocchietto Guadalupe Gómez Ciencias Naturales Mercedes Pugliese Estela Seisdedos Liliana Beatriz Belinco Carolina Bonfranceschi Viviana Margadant Silvia Vilches Silvia Cardozo María Luján Torralba Alicia Migliano Laura Pitluk Formar lectores Daniel Arellano Sarmiento Silvana Thouyaret Eugenia Azurmendi Paula Darwich Ariela Grünfeld Cecilia Cambiaso Informática Mónica Torneiro