Proyectos de aula. Un modelo didáctico basado sobre el enfoque globalizador

Trabajar por proyectos supone, en todas sus dimensiones, la toma de decisiones compartidas, el establecimiento de acuerdos.

El trabajo por proyectos de aula es una herramienta útil para favorecer la participación y la integración. Un proyecto de aula es un emprendimiento colectivo en el que intervienen docentes y alumnos. Planificar nuestra tarea por proyectos es una de las tantas maneras de organizar nuestro trabajo, que se caracteriza entre otras cosas por ser una construcción compartida.
El proyecto de aula no se puede escindir del marco institucional, así como no se pueden separar los fenómenos ocurridos en el aula del contexto de la institución. La elaboración, el desarrollo y la concreción del proyecto áulico nos llevan a considerar las dos dimensiones en las que transcurre la acción educativa.

 

La dimensión didáctico áulica La dimensión institucional
Cómo se concreta cotidianamente la propuesta curricular entre docentes y alumnos.
Cómo el docente decide, sistematiza, el proceso de desarrollo del currículum para dar lugar a la construcción de saberes.
La propuesta general de la institución.
El desarrollo del Proyecto Educativo Institucional (PEI) por parte de cada escuela.

El Proyecto Educativo Institucional encuentra su correlato en el aula en el trabajo bajo la modalidad de proyecto áulico. El proyecto áulico es una manera coherente de aplicar el Proyecto Educativo Institucional a nivel del aula, concretando de este modo el Proyecto Curricular.

Trabajar por «Proyectos de aula» supone

  • Generar las condiciones para que los alumnos alcancen aprendizajes significativos.
  • Trabajar desde las expectativas e intereses de los alumnos.
  • Alumnos activamente comprometidos con el problema a resolver, construyendo el conocimiento.
  • Consensuar con los alumnos los contenidos dentro del marco curricular, los recursos a utilizar, delimitar qué se persigue con la realización del proyecto.
  • Trabajar con procedimentales aplicados a la resolución de problemas.
  • Propiciar en el alumno el desarrollo de habilidades cognitivas.
  • Tratar los contenidos de manera integrada, dando lugar a la integración curricular, favoreciendo el enfoque globalizador.
  • Una forma de integración curricular.
  • El enfoque interdisciplinario.
  • Determinar un «contenido eje» que se selecciona del Proyecto Curricular.
  • Vertebrar los contenidos de las distintas áreas del conocimiento.
  • El trabajo en equipo por parte de los docentes para favorecer la integración de las distintas áreas y disciplinas de las que cada uno es especialista.
  • Plantear situaciones que den lugar a conflictos cognitivos.

 

Proyectos escolares y aprendizaje significativo

«Construimos significados cuando somos capaces de establecer conexiones sustantivas y no arbitrarias entre lo que aprendemos y lo que ya conocemos.»

David Ausubel

Cuando el aprendizaje se realiza por descubrimiento, y no por mera recepción, el alumno interactúa con el contenido y llega a descubrir por sí mismo el conocimiento nuevo, relacionándolo con lo ya conocido en un proceso de construcción del saber. La nueva información se relaciona con la anterior, se diferencia de ésta y pasa a integrar nuevas redes conceptuales que posibilitarán al alumno aplicarlas a la resolución de nuevas situaciones; se produce así el aprendizaje significativo.
Para que la información pueda ser aprendida, debe tener significatividad lógica y psicológica. Tiene significatividad lógica cuando el contenido posee una organización interna, de tal forma que los conceptos fundamentales se relacionan entre sí adquiriendo un significado. Tiene significatividad psicológica cuando se relaciona con el nivel de desarrollo de los alumnos, o sea, que requiere de una estructura particular de conocimiento, con esquemas con los que pueda relacionar e interpretar la información que se le presenta.
El aprendizaje significativo implica que los alumnos deben poseer con anterioridad algunas ideas inclusoras, es decir, teorías, ideas, conocimiento por experiencia, con los que se relacionan los nuevos contenidos escolares. La comprensión depende de la capacidad de tejer una red de interconexiones que relacione experiencias y conocimientos previos con la nueva información. La pretensión de esta modalidad de trabajo es armonizar la lógica de la ciencia con la lógica del alumno facilitando la transformación de los conocimientos intuitivos, empíricos, en conocimientos científicos.
Los problemas planteados en el proyecto también deben poseer significatividad social, surgir de aspectos de la vida cotidiana, grupal, responder al contexto de la comunidad del alumno y ser relevantes para la sociedad. Para promover un aprendizaje significativo en nuestros alumnos es indispensable trabajar desde sus propias expectativas e intereses y haber diagnosticado sus ideas previas.

 

El enfoque globalizador

Los proyectos de aula se basan sobre la perspectiva globalizadora. Se trata de un modo de concebir la forma de conocer que sostiene que el aprendizaje requiere del establecimiento de múltiples conexiones entre lo conocido y lo por conocer, con lo vivido y sentido. La globalización sostiene que las personas establecen conexiones a partir de los conocimientos que ya poseen, y que los intereses naturalmente son globales. Al chico le interesa lo real y la acción que pueda desplegar. Los intereses del niño son globales, su inquietud o pregunta no está compartimentada por el enfoque de cada disciplina, y para resolver un problema precisa de un conocimiento integrado, no dividido por la Geografía, la Historia, la Lengua, etcétera. Por esto, la escuela debe articular las distintas disciplinas, integrarlas de manera tal de responder a los intereses y necesidades del alumnado. El enfoque globalizador tiene como principio fundamental que el objeto de estudio en la escuela debe ser la realidad.
Si la escuela pretende formar para la vida, el objeto debe ser la vida misma y no la disciplina.
Entonces, es importante promover en el alumno la conciencia de que lo que aprende en la escuela le servirá para su vida, para resolver los problemas que los distintos ámbitos le presenten, personales, sociales, laborales. Esta visión intenta recuperar el valor de las disciplinas y no lo contrario.
La escuela, mediante el proyecto de aula basado sobre el enfoque globalizador –la integración curricular–, pretende retomar el verdadero valor del conocimiento.
El trabajo por proyectos en el aula supone el trabajo en equipo. Pero, no basta trabajar con otros para que sea un trabajo en equipo, ni todo trabajo en equipo es integrador.
Es necesario el entrecruzamiento de los contenidos en función de un contexto, la «interdisciplinariedad».
El cruce de contenidos depende de la delimitación del contexto a abordar. La globalización no es una sumatoria de materias, supone proponer al alumno el concurso simultáneo de distintos tipos de contenidos en función de los intereses y necesidades del entorno, poniendo el énfasis en cómo aprenden y contextualizan los alumnos.

Diferenciando conceptos

Interdisciplinariedad Multidisciplinariedad Transdisciplinariedad
Interacción y cruzamiento de los contenidos disciplinares en función de un contexto. Hace referencia al hecho de estudiar distintos aspectos de un problema desde diferentes disciplinas.
No hay interpenetración de unas ciencias con otras.
Va más allá de la interdisciplinariedad, ya que no sólo supone una interpenetración y cruce de diferentes disciplinas sino que borra los límites que existen entre ellas, e implica un nivel máximo de integración.

 

El trabajar con el enfoque interdisciplinario da lugar a que el alumno aprenda a preguntarse desde múltiples perspectivas. En la medida en que el origen del proyecto sea una situación real vivenciada por el grupo, algo que el grupo necesita resolver, planteado desde un enfoque globalizador y estableciendo acuerdos mayor será el interés de los alumnos. En los proyectos de aula es esencial trabajar con la solución de problemas como modo de concebir la actividad en el aula.

 

La solución de problemas

La solución de problemas nos permite trabajar tanto el «saber qué» como el «saber cómo», conceptos y procedimientos convergen en esta modalidad. Es el camino para dar lugar a que los alumnos aprendan a aprender, para que puedan enfrentarse a contextos cambiantes. Se trata de habituar a los chicos a que aprendan por sí mismos a encontrar respuestas a las preguntas que les interesan o que necesitan responder, en lugar de esperar una respuesta ya elaborada por otros, por el texto o el docente. Supone fomentar en el alumno el desarrollo de procedimientos y aplicar los conocimientos disponibles para responder a situaciones diversas. También favorecer la toma de decisiones para diseñar las propias estrategias. Lo conceptual se aborda desde los procedimientos.
Muchas veces los alumnos tienen conocimientos verbales que no saben cómo utilizar en el contexto de una tarea concreta, y a la inversa, otras veces ejecutan acciones que no podrían definir. El trabajo con solución de problemas integra el conocimiento declarativo y el conocimiento procedimental. La solución de problemas es una técnica y es también un contenido procedimental.
El docente que desarrolle la acción educativa basada sobre la solución de problemas debe tener en cuenta que el problema tiene que ser descubierto por el alumno en un determinado contexto, al igual que la formulación de las hipótesis que orienten los pasos hacia la solución.
Supone relación con los intereses de los alumnos, despertar en ellos la necesidad de encontrar la solución, representar un desafío; si la solución es evidente no constituye algo cuya respuesta haya que encontrar y si es demasiado dificultoso resulta abrumador y no genera la necesidad de resolverlo.
Toda situación problemática se sostiene en los esquemas previos pero presenta algún interrogante que genera algún tipo de conflicto cognitivo que requiere revisar lo ya conocido, buscar nuevas relaciones, construir nuevos sentidos y estrategias. Cuanto más abierta sea la situación planteada, más posibilidades habrá de que sea el chico quien construya los caminos para alcanzar la solución.
El éxito del proyecto depende, en gran medida, de haber descubierto «un buen problema», que sea relevante para el grupo y que permita abordar el tema en su complejidad, favoreciendo las diversas miradas bajo la interdisciplinariedad.

 

Pasos para la elaboración de un proyecto

  1. Delimitar el origen
    Si se desprende del Proyecto Educativo Institucional (PEI), si es una exigencia de la Dirección, si responde a una necesidad concreta vivenciada por el grupo.
  1. Diagnóstico preliminar
    Es el momento de descubrir qué propósitos se persiguen con la puesta en práctica del mismo, esto conducirá a recortar los temas y a seleccionar el contenido curricular que se constituye en eje organizador o estructurante del proyecto. Lo realiza el docente y su intención es indagar si el proyecto es viable. Se puede considerar para determinar la factibilidad del mismo: las condiciones institucionales, su relación con el Proyecto Educativo Institucional, la disponibilidad de los recursos, la relevancia del contenido a desarrollar según el Proyecto Curricular, la significatividad grupal, social, etc.
  1. Confección de la red preliminar del maestro
    Recopilación de toda la información relacionada con el tema / eje.
    Clasificamos los contenidos curriculares otorgándoles un orden lógico, lo volcamos en una red conceptual. Es el momento fundamental en el cual el docente selecciona los contenidos, descubre y diagrama la estructura lógica de los mismos, los jerarquiza.
  1. Diagnóstico compartido
    Es el momento clave del diálogo del docente con los alumnos. Se busca delimitar qué se conoce (punto de partida) y qué se quiere conocer (punto de llegada) acerca del problema que origina el proyecto.
    Es un momento de trabajo conjunto entre el docente y los alumnos:
    • Qué sabemos sobre…
    • Qué querrían aprender.
  1. Organización y toma de decisiones
    • Qué nos proponemos.
    • Cómo podemos conseguir la información.
    • Cómo y dónde se registrará la información.
    • Establecimiento de acuerdos de trabajo: constitución de los equipos, delimitación de la responsabilidad del grupo de trabajo de la responsabilidad individual, distribución de roles, establecimiento de las etapas y los plazos para la realización, decisión de la producción final.
    • Determinación de los recursos: observación, textos, entrevistas, enciclopedias, revistas, videos, películas, fotografías, diarios, radio, visitas a instituciones relacionadas con el tema, Internet, etc.
  1. Diseño del Proyecto
    El docente integra sus ideas preliminares con las propuestas del grupo para diseñar el proyecto. Su tarea consiste en:
    • Proponer las acciones globales que den lugar al desarrollo del proyecto.
    • Confeccionar la trama conceptual que permitirá darnos cuenta de las conexiones posibles.
    • Seleccionar el eje estructurante.
    • Determinar qué disciplinas se verán implicadas
    • Elaborar el esquema de contenidos que integre los contenidos preliminares con otras disciplinas.
    • Acordar con los colegas de otras áreas o disciplinas (según sea el caso) el entrecruzamiento de los contenidos, los ángulos de abordaje, la transversalidad de algunos temas.
    • Explicitar los objetivos generales de todo el proyecto y los específicos de cada una de las áreas del conocimiento.
    • Interrelacionar los contenidos seleccionados por el docente con los sugeridos por los alumnos.
    • Elaborar las actividades de enseñanza aprendizaje y su secuencia didáctica.
    • Diseñar las estrategias e instrumentos de evaluación.
    • Establecer la duración del mismo: un mes, un trimestre, un año, un ciclo.
  1. Cierre y evaluación del Proyecto
    Es el momento de establecer conjuntamente si se logró el propósito, qué se aprendió, si se pudo avanzar respecto de la situación inicial, qué dificultades se presentaron, cuáles son las nuevas preguntas o problemáticas que surgen en relación con el tema.

 

El docente es el mediador entre los alumnos y la información

Trabajar por proyectos es un desafío para el docente. Es el docente quien conduce la realización del proyecto y quien sabe con certeza hacia dónde se dirigen las acciones y si bien es parte del grupo de enseñanza / aprendizaje, está dentro del grupo, sin delegar su rol.

Cuanto más participativa es la dinámica de trabajo más necesaria es la claridad en el ejercicio del rol docente.

  • Anticipa las dificultades y orienta frente a los obstáculos.
  • Informa si fuera necesario.
  • Señala el cruce con contenidos de otras disciplinas.
  • Plantea las actividades.
  • Pone los recursos a disposición de los alumnos.
  • Brinda las herramientas para que los chicos aprendan por sí mismos.
  • Evalúa el proceso en forma constante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *